¿Cómo poner límites con amor?

Liliana Nieto trabajó cuatro años como profesora de primaria y pre-escolar. Un día sintió que manejar a 28 niños en un salón de clase se estaba volviendo una tarea titánica, por lo cual empezó a buscar respuestas para mejorar la forma cómo se relacionaba con los niños. Encontró la metodología de Disciplina Positiva y mejoró la forma como organizaba sus clases, enseñaba y lograba orden en su salón. Se empoderó con herramientas de respeto y trato digno, enfocó la disciplina en clase en enseñar habilidades de vida y sociales para convertir a los niños en adultos capaces y logró una mayor conexión con cada uno de sus estudiantes. Está decidida a dedicar su vida a comunicar el mensaje de amor y respeto en las relaciones humanas a través de Disciplina Positiva.